viernes, 23 de febrero de 2018

¡ Musas, volved a mí!



¡Musas, volved a mí!

Después de este largo y para mi eterno silencio, intento nuevamente escribir unas letras en las hojas en blanco de mi cuaderno.
No sé por qué de vez en cuando a mí las musas me abandonan, entonces mis palabras se emborronan, tendré que dejar mi cuaderno de campo en casa y salir a caminar sin más, disfrutando del paseo sin buscar unas letras para mis poemas, simplemente caminar y observar y de momento al descubrir nuevos y desconocidos rincones sin necesidad de realizar excesivos y largos trayectos, a mi cabeza empiezan a llegar ideas para cuando regrese a casa componer unos versos.
Todo estaba tan cerca de mí, delante de mis narices y no era capaz de verlo.
Cuando mi mente se quedó vacía y al ver las hojas en blanco de mi cuaderno me entró bastante pánico, pensé por un momento que se había acabado mi intelecto, era como para los artistas de teatro al subirse encima del escenario el miedo escénico.
Al seguir paseando por la estrecha ruta que me llevaba por el largo sendero, entendí que lo que necesitaba era un descanso para comprender que el problema era que me había saturado el cerebro, pero que mi chispa Cuartilla seguía ahí, tan fuerte como siempre esperando nuevos acontecimientos.
De vez en cuando tengo que dejar mi cuaderno de bitácora cerrado sin remordimientos y entender que todo lo que me rodea me inspira, y que cuando menos lo espere saldrá en forma de prosa o de verso.
Mientras tanto leeré, escucharé música o iré al cine, teatro o de conciertos, pero siempre mantendré los ojos muy bien abiertos.
En mi móvil gravaré todos mis pensamientos, aunque al principio me resulte un tanto raro, pero después al escucharme es como si me contase a mí mismo todo lo que pasa por mi cerebro. Es más rápido que escribir y más natural, porque suelto mis pensamientos sin pasar por ningún filtro.
A diario leo algún libro o periódico y a ratitos voy haciendo nuevos descubrimientos. Que duermo poco y me levanto temprano y al salir a dar un largo paseo menos descanso.
Me gustaría ir a desayunar fuera de vez en cuando a un sitio de esos chulos que hay en mi barrio, ir al cine y apuntarme a un curso de algo, ir algún evento para salir de la rutina del momento.
Presiento que febrero aunque es el mes más corto del año para mi es el peor y el menos creativo. Y eso que no me faltan los motivos que si San Valentín día de los enamorados, Carnavales y Peropalo y el divertimento creativo debería estar servido.

No sé porque algunas veces a mí las musas me abandonan
será por mi escasa capacidad intelectual
que unas veces ríen y otras lloran,
y la mayoría de las ocasiones se descojonan,
desde aquí hago un llamamiento
¡Musas, volved a mí! Os echo de menos.



 Imagen relacionada











lunes, 12 de febrero de 2018

Sabor a mi



Sabor a mi

Tengo cicatrices en mi corazón por un alocado amor, pero te extraño tanto cuando no estas a mi lado.
Aunque veo pasar el tiempo de tus hermosos recuerdos cada día me voy alimentando, deseando volver a tenerte nuevamente en mis brazos.
Tus labios color cereza me hacen perder la cabeza, cuando me miras y frunces el ceño se estremece mi corazón y todo mi cuerpo.

Aunque el tiempo es efímero
pero el verdadero amor es duradero,
y con el paso de los años
en la vejez se irá fortaleciendo.

Pasatiempos hay muchos
pero corazón enamorado nada más uno,
tanta vida yo te dí
que por fuerzas tienes ya
sabor a mí.

Pasaran más de mil años, muchos más
yo no sé si tenga amor la eternidad
pero allá, tal como aquí
en la boca llevaras
sabor a mí.


 Resultado de imagen de sabor a mi

viernes, 9 de febrero de 2018

Soñando con cuentos



Soñando con cuentos

Sabio considero al poeta que sepa utilizar sus letras para convertir en bellos poemas el sentir de sus palabras, que los sueños los transforme en realidad y sepa canjear hermosas risas por tristes penas.
Con su trabajo algo alocado pero imaginativo y al leer sus hermosos e instructivos escritos haga que se abran nuestros ojos a este mundillo literario y creativo.
Haciéndonos salir de esta rutina que nos llena de tedio día tras día y llenándonos de energía positiva veamos lo hermosa que es la vida.
Inventando cuentos y leyendas como aquellas que nos contaban nuestras abuelas, como aquella en que una ranita despertaba con un beso a una hechizada princesa.
O aquellos de: Los tres cerditos, Blancanieves y los siete enanitos, El flautista de Hammelin, Garbancito, Pinocho, La cigarra y la hormiga, El patito feo, La liebre y la tortuga, Pedro y el lobo, Caperucita Roja, El gato con bota, Cenicienta..etc.etc…y tantas y tantas otras.

Seguiré soñando con cuentos
escribiendo unas veces en prosa y otras en verso
que para mi es un gran divertimento
intentando dar por finalizado este sueño.



 Resultado de imagen de imagino cuentos infantiles

Translate