viernes, 12 de enero de 2018

Un tópico más



Un tópico más

Así como los cantautores hacen del protestar tópicas a sus canciones, este humilde aspirante a escribidor y poeta llega a confundir y mezclar los sueños con la realidad y creo que en eso mismo radica la magia de la escritura.
Me atrevo una vez más a escribir sin cortapisas denunciando el hambre de mis hermanos y mi dolor por sus dolores, la desesperación total de los trabajadores, de sus trabajos en precario por cuatro miserables dineros y de su mujer y sus hijos que apenas si llegan a fin de mes con un digno sustento.
El soñar no cuesta dinero y nos hace libres, pero al despertar, la cruda realidad nos demuestra que no vale solo con soñar y que se necesita de algo más.
Por lo que como voy a escribir un canto a mi familia, amigos y al amor de mis amores sin antes por dignidad decir: vivan los pobres trabajadores.
Andando por la vida, en ese día a día lo que veo a mi alrededor que va ocurriendo o que me imagino que puede estar pasando, trazo unos garabatos en cualquier envoltorio que tengo a mano para cuando llegue a casa poder plasmarlo en mi cuaderno de bitácora.
Muchas veces son como fantasías vividas en cierto tipo de películas de dibujos animados, de esas que veíamos en la tele en blanco y negro cuando éramos unos niños afortunados. Benditos tiempos aquellos que puede que no vuelvan.
Comunico a mis lectores y amigos que las letras que yo escribo no tienen por qué ser siempre ciertas, que muchas veces según sea el punto de vista con que se vea.
A veces son temas de denuncia otras son ensoñaciones calenturientas, todo depende del momento y la manera en que las musas a mi magín llegan.
Pero todas mis denuncias algún tipo de verdad y enseñanza llevan, tocando la fibra para sensibilizar las conciencias de esa patronal tan explotadora para que dignifiquen a la clase obrera.

 Imagen relacionada

miércoles, 10 de enero de 2018

Después de la tormenta



Después de la tormenta

Después de la tormenta llega la calma
nuestros sueños poco a poco van tomando forma
se hacen realidad y donde todo era un completo pesimismo
de la luz empieza a verse un ligero resquicio.

Las inclemencias del tiempo
hacen que vengan a mi mente negros pensamientos
porque contra las fuerzas de la naturaleza y sus elementos
no hay quien pueda con ellos.

Después de la tormenta
llega la calma
pero nunca dicen
que la calma dure eternamente.

Mira que soy de naturaleza optimista
que para mí cada día
es un nuevo canto a la vida
y le dedico la mejor de mis sonrisas.

Pero estos oscuros nubarrones
que se presentan n el horizonte
es como para detenerme un momento
a pensar en tantos acontecimientos.

Decía mi abuela María
que después de una turbia viene una clara
ojalá sea un símbolo de esperanza
y después de esta negra noche llegue la luz del alba.

 Imagen relacionada











Gente bohemia



Gente bohemia

Es frecuente tildar a la gente bohemia de vaga y demás gente de la farándula como pintores, actores, escritores o músicos por sus comportamientos disolutos.
Unos dicen que los hermana una velada tendencia lesbiana, un tanto homosexual y de un cierto matiz anticlerical.
Otros los tachan de ser mala casta, que están hechos como de otra pasta, como las putas de la calle La Ballesta o los maricas de Malasaña.
Que están desorientados de sus objetivos vitales y como única salida una huida hacia adelante, con un cambio radical de valores y aptitudes por esos se han lanzado de cabeza al mundo del arte.
Que algunos terminan de payasos en el fabuloso mundo del circo y recorren todo el mundo cambiando de registro muy a menudo.
Ocupen su localidad el espectáculo va a comenzar y presten todos atención apunto está de levantarse el telón.
Son personajes que se enamoran por debajo de las faldas de los sombreros, haciendo señas con las manos y visajes en los rostros.
Torciéndose los mostachos, dando la mano en el aprieto, la capa en el camino, el regalo en el pueblo y sin hablar palabra en todo el año.
El mundo del espectáculo en el que el papel más serio es el de cómico, quisiera ver a estos individuos tan críticos actuando como artistas callejeros.

Pero yo me rio de todo esto
y hasta se sus sarcásticos pensamientos
para mí la más maravillosa de las locuras
es el poder de la libertad de la escritura.

 Imagen relacionada

Translate