sábado, 19 de mayo de 2018

Villanueva de la Vera por rondeñas


Villanueva de la Vera por rondeñas

Me gustaría que estas letras fuesen como gotas de rocío mañaneras y con olor a frescura supieran plasmar toda la belleza de tu hermosura, y todo el esplendor de esta tierra verata.

Cuando oigo una guitarra
me dan ganas de llorar,
me acuerdo de Villanueva
la tierra de mi soñar
que es lo mejor de la Vera.

Hablo de un pueblo del norte de mi Extremadura, de la comarca de la Vera, en las estribaciones de la Sierra de Gredos, donde parece juntarse a lo lejos la tierra con el cielo.

Villanueva, Villanueva
bien nombrada vas a ser,
vas a recorrer toda España
en un pliego de papel.
       
De donde el mismo Dios dijo al crearla que era un rincón del paraíso, lo mejor con diferencia.

El día que yo me muera
una guitarra sonara
tocando una rondeñita
con ella resucitara.

Naturalmente que hablo de Villanueva de la Vera, con sus calles empedradas que nos recuerdan el medievo, su barrio judío conjunto monumental, donde el agua es el protagonista, junto con la belleza de su flora y fauna.

Vengo de la Vera, vengo
de la alta Extremadura
de ponerle a mi caballo
de plata las herraduras.

Pueblo, cuna de hermosas mujeres, hombres de tez morena y gente partocha muy campechana.
Suenan las cuerdas de sus laudes y guitarras y esas voces serranas desde la mañana al apardear la tarde entonando picaras rondeñas que salen del fondo de su alma.

Allá va la despedida
al estilo de Velázquez,
quien tenga novia que joda
y quién no que se la casque.

 Imagen relacionada



jueves, 10 de mayo de 2018

Villanueva, lo mejor con diferencia


Villanueva, lo mejor con diferencia

Dicen que andando andando se encuentran cosas, yo realicé un viaje a la comarca de la Vera y encontré en Villanueva la población más hermosa, lo mejor con diferencia.
Cuatro aldeas conformaban esta villa a principios del siglo XIII: Casillas, Curuelas, Salobreña y San Antón, pertenecientes a la parroquia de San Justo y Pastor.
E calles muy estrechas, sombreada y protegidas de la lluvia, surcadas por las típicas regueras cuyo fin es encauzar las aguas desde la garganta atravesando el pueblo, hasta llegar s la zona de los huertos localizados en la parte baja y a las afueras del pueblo.
Viviendas de tres plantas, estrechas y profundas, la planta baja para los animales y almacén de productos agrícolas, la planta primera y segunda se componen de un armazón de madera relleno de ladrillo, adobe o piedra, con muros chapeados con tablas para protegerlos del agua, en los que se abren ventanas y balcones de madera.
Miguel de Unamuno dijo de las casas veratas: Las casas, de trabazón de madera, con sus aleros voladizos, sus salientes y entrantes, las líneas y contornos que a cada paso rompen el perfil de la calleja, dando la sensación de algo orgánico y no mecánico, de algo que se ha hecho por sí, no que lo haya hecho el hombre.
En la actualidad como de cuatro partes muy definidas y distintas se compone la totalidad de éste pueblo: La Corona, La Cerradilla, La Carretera y el Centro Histórico.
Esta mañana de domingo, muy tempranito me calzo mis zapas deportivas y colocándome una prenda de abrigo salgo a dar una vuelta por este hermoso pueblo.
Villanueva es un viejo y hermoso pueblo, con su casco antiguo, sus rincones y plazas, calles estrechas y recovecos.
Una fresca brisa acaricia mi rostro a la salida del sol, paseando por su viejo barrio judío, cierro los ojos y por un instante vienen a mi mente imágenes de cuando fueron desterrados por orden de los Reyes Católicos.
Calles para pasear muy despacito, parece como si se detuviese el tiempo: Lancho de la Panderona, Rincón, Pozo Llano, Pozo Rapáz, Moral y Carpio.
Los signos en las fachadas y dinteles de algunas de sus casas nos indican su origen y antiguo linaje.
En sus calles y callejinas estrechas y silenciosas retumba el eco de nuestras pisadas y a estas horas tempraneras pasa algún que otro parroquiano, veloz y ligero como alma que lleva el diablo.
El Túnel, Calle Oscura más conocida por la calle de la alegría, con multitud de flores variadas y pilistras en las que recreas nuestra vista.
Calle San Antonio, Oropesa y del Barrio, Poniente, Calle Real y Plaza Aniceto Marinas, con hermosos y antiguos balcones, fuente de los cinco caños y el ayuntamiento de la villa.
La Lanchuela, Iglesia de la Inmaculada, calle La Fuente, casa del Barco y por la calle de Francisco Pizarro dejo el casco antiguo adentrándome en La Corona.
Calle Viriato, El Calvario, El Cerro hasta llegar al Campanario y la Plaza Peropalo, y por la calle San Justo salgo a la Avenida de la Vera, acercándome a visitar la piscina natural de Gualtaminos y La Cascada del Diablo.
No debo olvidarme de La Cerradilla, por su calle de Las Palmeras llego a la plaza del Pajonal, de ahí a la casa Cuartel y por la calle Mercado salgo a la avenida de la Vera, por la Higuera y los Olivos salgo del pueblo por la fuente del Pelegrín.
Por unas calles paseo, por otras voy y vengo y doy la vuelta y de paso en ésta mañana de domingo para un momento para degustar y saborear con café calentito con churros, para reponer fuerzas y poder empezar a escribir las letras de éste relato.
Y es que estoy en una edad, en la que dejo de cumplir años y empiezo a cumplir sueños.
Y sin saber ni el cómo ni el por qué a mi mente llegan el eco de estas tonadas:
Calle de las cuatro esquinas, cuantas veces te he rondado y las que te rondaré, si me he de ir para soldado.
No hay calle ni callejina, por chiquenina que sea, que no tenga quince o veinte e los de mala ralea.
Villanueva de la Vera, Villanueva La Bravía, con veinticinco tabernas y ninguna librería, para que los niños no aprendan.
Hay otras calles, plazas y hermosos rincones que no nombre en éste recorrido mañanero, así como tantas y variadas letras de las canciones de su rico folclore, espero y deseo sepan perdonar esta omisión mis queridos lectores.
Lo hice a propósito, es la excusa perfecta para en otra ocasión darme otro paseíto de buena mañana y poder seguir escribiendo unas letras dedicadas a ésta hermosa villa de la Vera Alta, la mejor con diferencia.
Tampoco les hable de su Pero Palo y otras fiestas populares, tan remotas y ancestrales que se pierden en los orígenes del tiempo.
De sus bellos parajes naturales, rutas senderistas, trochas y veredas con avistamiento de hermosas y diversas aves.
De sus torrentes y cascadas que hay en sus agrestes gargantas, procedentes de la sierra de Gredos, con abundante riqueza piscícola, sus truchas arco iris y asalmonadas, que son toda una exquisitez culinaria.
De sus bellos monumentos y un sinfín de fuentes, así como de la hermosura de sus mujeres y la nobleza de sus hombres de este pintoresco pueblo verato y partocho por más señas, porque partochas son sus gentes.
A mi mente vienen los recuerdos de Tio Guarin, Tio Muleto y de los hermanos Sebastián y Pedro Escobedo, que en el arte de cantar y tocar las rondeñas del pueblo eran únicos en su género:

Un cojo vino a la Vera
a comprar una garrota
aprendió a bailar la jota
y se le quitó la cojera.

Villanueva de la Vera, Villanueva la Serrana, es una mata del monte cuando viene la mañana.
Villanueva de la Vera, Villanueva la Serrana, blanquea en el horizonte como la flor de la jara.

 Imagen relacionada

jueves, 3 de mayo de 2018

Un veintitres de abril


Un veintitrés de abril

Este veintitrés de abril tan soleado, festividad del Día del Libro, podemos leer un poquito de El Quijote, textos propios y de otros autores.
Libros sobre ritos y leyendas, de las construcciones ocultas, de supersticiones y magia de Cáceres, esta hermosa villa vieja.
De brujas y exorcismos, de seres encantados que pueblan nuestras cabezas, lo importante en la vida es lo que se recuerda.
Esta feria del libro indaga en los males de Extremadura, en los secretos de Cáceres, de los que nos abandonan y de los que permanecen y de todo lo que intramuros acontece.
Un recorrido misterioso por lugares donde han ocurrido hechos que no tienen explicación científica, como aparecidos, brujas y presencias extrañas.
Para el sector del turismo, de la cultura y el ocio es divulgar el patrimonio cultural extremeño a través de la nave del misterio.
Te regalo una rosa y un libro como hago año tras año, con todo mi cariño y entusiasmo para nunca poder olvidarnos.
De un libro lo mejor es ser fuente de inspiración, ideas que fluyen en nuestra cabeza sin saber dónde terminan, ni donde empiezan.
Voy de tenderete en tenderete buscando un libro para entretenerme y como hay un montón de ellos no soy capaz de pasar de largo sin echar un vistazo.
Y hago mil y una preguntas buscando una certera respuesta ¿si vence San Jorge al dragón es por el amor de una princesa?

 Resultado de imagen de día del libro 2018

Translate